Salamanca y el Rosario

ago 21, 2018
Por: Luis Enrique Nieto Arango

La historia de los 365 años de nuestra Universidad del Rosario se encuentra unida indisolublemente a la de la Universidad de Salamanca en España, la cual está celebrando 800 años de existencia.

La Real Cédula de Su Majestad Felipe IV, expedida en Madrid a 31 de diciembre de 1651 concedió autorización a Fray Cristóbal de Torres, Arzobispo de la iglesia metropolitana de Santafé del Nuevo Reino de Granada, para fundar en esta ciudad un colegio “con los honores y privilegios que goza el del Arzobispo de la de Salamanca”.

Poco tiempo después, en febrero de 1654, el Arzobispo fundador dictó las Constituciones, que debían regir el instituto por él creado, confirmadas por Su Majestad Felipe IV,  quien por Real Cédula del 12 de julio de 1664 se declaró Patrono del Colegio, resolviendo así el pleito entablado por la Orden de Predicadores y dando la razón a la voluntad de Fray Cristóbal de Torres de constituir una entidad autónoma, autosuficiente gracias a las haciendas que él le había donado, y gobernada por sus Colegiales de Número quienes en lo sucesivo elegirían al Rector y a los Consiliarios.

Estos privilegios fueron confirmados, mucho tiempo después, por el Rey Carlos III mediante Real Cédula expedida en Aranjuez el 3 de mayo de 1778, “por la cual se declara al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de estatuto, igual a los de España en honor y dignidad”.
Esa condición ha permitido al Rosario ser fiel a una tradición hispánica de la cual estamos orgullosos: los maestros de la Escuela de Salamanca iluminaron las mentes de los hijos de España que, nacidos de la mezcla con la sangre de la tierra americana, recibieron las lecciones basada en las enseñanzas de Domingo de Soto, - al igual que el Fundador, como él mismo lo consigna expresamente en sus Constituciones- y en la de los otros doctores de Salamanca: Francisco de Vitoria, Diego de Covarrubias y Martín de Azpilcueta, entre otros, cuya importancia, como todos sabemos, es indiscutible para el pensamiento económico y para el Derecho Internacional, hoy en día.

No se detuvo ahí el aporte de España y de la Universidad de Salamanca a la formación de las ideas en este lejano Nuevo Reino de Granada pues al emanciparse de la península y dirigir sus miradas a otras partes del Continente Europeo, particularmente a Inglaterra, nuestros estudiantes acudieron a las versiones castellanas del inglés que el Profesor de Salamanca, fundador allí de la Cátedra de Economía Política, Ramón Salas, había hecho de las obras de Jeremías Bentham, divulgadas ampliamente en los cursos del Rosario y que tanto revuelo y controversia produjeron en nuestro país, durante el siglo XIX.

Actualmente el Rosario y Salamanca mantienen estrechos lazos, reforzados con frecuencia gracias a los muchos rosaristas que han escogido continuar su formación en las aulas de la que consideramos nuestra Alma Máter y los cuales se verán incrementados con la apertura en las instalaciones del Claustro de una sede que representará a la Universidad de Salamanca entre nosotros.

 
El próximo martes 28 de agosto el Rector Magnífico de Salamanca Don Ricardo Rivera Ortega dictará una conferencia magistral titulada “Decíamos ayer, diremos mañana: origen y futuro de la Universidad en Iberoamérica”, de 10:00 a.m. a 11:30 a.m. en el Aula Máxima, a la que está invitada toda la Comunidad Rosarista que tiene muy presente como la obra de nuestro Fundador Fray Cristóbal de Torres ha continuado, en estas tierras de lo que fue la América Española, el legado salmantino que es como nuestro Claustro: Siempre Antiguo y Siempre Nuevo.
 
Más información del evento aquí

Otras novedades